divendres, 18 de desembre de 2015

Javier Pérez Andújar (2011), Paseos con mi madre. Barcelona: Tusquets (Andanzas) Club de Lectura de la Biblioteca de Can Manyer. Vilassar de Dalt.


Miquel Fuster, 15 años en la calle

Paseos con la madre y con el lenguaje que Pérez Andújar ha mamado entre los bloques de pisos del cinturón rojo de Barcelona.
Su voz, entre desencantos e ironías, proclama una indeleble conciencia de clase, el orgullo de provenir del proletariado y de convertirse en trabajador de las palabras jugando con ellas en el barrio, en la Facultad y en cómics y revistas como  Ajoblanco.


Pero el pensamiento y el estilo del autor es metafórico, ya que se basa en analogías: "la tecnología con que funcionan los sueños".

La Biblioteca es al barrio como la selva del Amazonas es al planeta.

Encontramos tal cantidad de metáforas que en algunos momentos nos entra el vértigo del salto entre realidades diferentes. Ya lo sabemos, como más diferentes sean las realidades que se equiparen, mayor sensación de estimulante pirueta.

Me interesan las analogías críticas que oscilan entre la comicidad y el conceptismo. Así la que termina el párrafo en que rememora el entierro con honores del alcalde Porcioles en el que se diluyen "los viejos tiempos como mi abuela las gotas para la memoria en un vaso de agua" o la que cierra un comentario sobre el astro Plutón que estudiamos como planeta y que ahora no es considerado como tal sino que ha regresado a la periferia de los conocimientos secundarios: "A Plutón le pasó con el siglo XX lo que a muchos en Barcelona con los años setenta."
Sin embargo las imágenes que he rastreado con más placer son las que siguen el camino que lleva a convertirse en escritor y a encontrar su voz.

Ricardo Opisso, La Rambla. El río filosófico de Barcelona

El deseo de ser un quinqui para salir al paso de la gente de la Rambla y arrebatarles sus secretos, o cuando escucha las conversaciones en el autobús y no puede seguir leyendo porque allí está el lenguaje vivo que confunde "dentadura" con "dictadura", porque allí se fragua la vergüenza de ser catalán como la vergüenza de ponerse corbata.
A veces la lírica le puede:
"Llueve sobre la acera como llueven palabras sobre los libros." P. 45.
Pero el pensamiento analógico con su regla de tres de toda la vida es el que da la puntilla para encontrar un arraigo precario:
"Las palabras crean realidad pero esta no les pertenece, igual que el obrero crea riqueza sin formar parte de ella."
Me gustaría creer que la plusvalía de las palabras se encuentra en las selváticas bibliotecas de los barrios y los pueblos.



dimecres, 16 de desembre de 2015

Digue'm la veritat. Companyia Eòlia. Direcció: Josep Galindo, Dramatúrgia: Pablo Ley. Repartiment: Tasio Acezat, Cristina Blanco, Rai Borrell, Sonia Espinosa, Eugènia Manzanares, Kathy Sey i Toni Soldevila



Quatre dones y tres homes sopen en una sala del Museu Arqueològic i rememoren el passat. Es van construint com a personatges amb clarobscurs que sustenten la intriga fins que un gir inesperat els transforma en persones: Tasio, Cristina, Rai, Sonia, Eugènia, Kathy i Toni. Ara són ells, els actors que expliquen el procés de creació de la representació.
On és la veritat?
Quan tornen a la ficció, si és que n'han sortit, ja no són personatges, tampoc actors: són símbols.
Símbols d'una ambiciosa al·legoria que dóna sentit al sopar que, com en una cerimònia sagrada, els ha reunit, potser per tornar al bressol de la nostra civilització a Çatalhöyuk i començar de nou.


Reconstrucció d'una pintura mural de Çatalhöyuk

Ells són els escollits per un deus ex machina o, millor dit, una dea mare. Ells són els cridats a refer la humanitat amb un lema de Gramsci: "Instruïu-vos, perquè necessitarem de la vostra intel·ligència. Emocioneu-vos, perquè necessitarem el vostre entusiasme. Organitzeu-vos, perquè necessitarem tota la vostra força."

Dea mare de Çatalhöyuk 6000 aC


Teatre compromès, teatre interpretat amb naturalitat, emoció i força, teatre que posa la pell de gallina, teatre valent que trenca estereotips, teatre "bajo la arena" com diria Lorca.
Al·leluia! Teatre de veritat!


dimarts, 8 de desembre de 2015

Federico García Lorca (2015), El público. Tarragona: Arola editors (Textos a part. Teatre contemporani 44)

Teatro vanguardista y a la vez anclado en la tradición: desde Esquilo hasta Calderón, pasando por la Comedia del Arte y por Shakespeare. 

La gestación del texto se enmarca con las farsas tragicómicas como Amor de don Perlimplín y Belisa en su jardín,  con Poeta en Nueva York,  y con los Poemas del amor oscuro. También con la amistad con Dalí y Buñuel creadores del film: Le chien andalou, con el cine mudo y, principalmente, con el único guión de película escrito por Lorca y tanto tiempo perdido, Viaje a la luna.

Film de Federic Amat 


Más que nunca, El Público es una gran construcción simbólico-alegórica que clama por la libertad y por la ruptura de estereotipos. Las metáforas son incontables y, siguiendo la doctrina surrealista, lo real y el imaginado se separan al máximo: Romeo puede ser un ave o un grano de sal, Julieta una piedra o un mapa. Es igual, el amor no sabe de etiquetas, ni de nombres ni de fronteras.

Muchas veces estas metáforas me traen a la memoria la imagen de una pintura o de un fotograma, aunque no se relacionen exactamente con el texto, aunque sean imágenes que nunca contempló Lorca.


Picasso, Las señoritas de Avinyó

No soy una esclava para que me hinquen punzones de ámbar en los senos.


Magritte, Nubes


... aparece un cielo de nubes largas, vivamente iluminado,





y una lluvia lenta de guantes blancos, rígidos y espaciados.


Imágenes que dejan un poso de inquietud y belleza, de pasión y compasión y que me acompañan, después de la lectura como si despertara de un sueño revelador.

Teatro vanguardista influido por el surrealismo y precursor del teatro del absurdo, teatro de provocación y denuncia, teatro que invita al público a salirse del camino fácil y contribuir a refundar la institución teatral: sin máscaras, como el desnudo rojo y resucitando bajo la arena.


¡Ay! ¿Dónde está este teatro?

dimarts, 1 de desembre de 2015

David Foenkinos (2015) Charlotte. Barcelona: Edicions 62

Per què prosa poètica per explicar la vida de Charlotte Salomon?

Potser perquè així sentim el ressò de l'estil de l'obra de la pintora en l'escriptura.

La prosa de Foenkinos experimenta amb el llenguatge com l'art de Salomon amb les formes, textures i colors.


             Surrealisme fauve?

Expressionisme naïf? 

Aquesta prosa ens fa respirar l'ambient asfixiant de totes les opressions i genocidis. 

L'autor s'ha convertit en un país ocupat i duplica en ell la vida i l'obra de la malaguanyada Charlotte. Vida i procés de creació formen una unitat.

Tots dos senten el desig de fer un art total on convisquin la paraula, la música, el cinema, l'escultura... "per formar un estil únic i inèdit".

"La seva postura a l'Alfred li recorda una obra de Miquel Àngel.
Una escultura titulada La Nit." P. 97

"L'Alfred enfonsa la cara en els cabells de la Charlotte.
Li ve al cap una imatge.
La d'un quadre de Munch:
Cap d'home en els cabells d'una dona." P. 111

Música i paraula es complementen:

"Ho has de llegir imaginant la peça de Shubert" –diu l'Alfred. P. 111.

Schubert, Improntu Op 90 N 2 
"La Charlotte canta mentre pinta.
Les peces musicals que indica per acompanyar els dibuixos." 171.

Una vida "passada pel filtre de la creació" amb una veu pròpia que es qüestiona els límits entre la realitat i la ficció: Vida o Teatre?

 

En aquestes resonàncies d'estil hi ha poesia, com també en les imatges.

Em fixo només amb aquelles que juguen amb els signes de puntuació:

 "Sempre té tres punts suspensius a la boca"

"Tota la seva vida és entre parèntesis"

"Fins i tot les comes semblen a la deriva"

 

I amb les que contenen anticipacions:

"La Charlotte va aprendre a llegir el seu nom en una tomba".

En una fotografia de grup només "Els ulls de la Charlotte miren en una altra direcció." 

"Les tenebres ja se li han assegut al llit".


Salomon i Foenkinos no executen una obra, la viuen.


Volen crear una obra que sigui tot un món.