diumenge, 25 d’octubre de 2015

Cristina Fernández Cubas (1995), El Columpio. Barcelona: Tusquets (Andanzas)

Leer relatos de Cristina Fernández Cubas es como comer una caja de bombones exquisitos.

El Columpio es un cuento largo que en algún momento pensé que podría haberse titulado de "Juegos del valle" porque en un paradisíaco rincón del Pirineo los tíos de la protagonista  –la querida niña– se han montado un escenario donde juegan a ser chiquillos inquietantes en un mundo en el que se ha detenido el tiempo.

Salvador Dalí

Pero, estaba equivocada. El único título posible es El Columpio, porque esta es la imagen eje del relato que condiciona incluso la estructura con su vaivén entre presente y pasado, vigilia y sueño, cordura y locura, vida y muerte.

Winslow Homer

La querida niña ha sentido como propia la añoranza de su madre fallecida recientemente y se arriesga a conocer este mundo suspendido en un vacío oscilante. Sólo cuando rompa en pedazos el cheque de sus tíos, acabará con la posibilidad de que ella continúe este juego sustentado por unas imaginaciones enfermizas y por el dios menor del dinero.
Este relato es como un bombón de licor de oporto, si es que existen.